Consejos para comenzar el año de forma saludable

Cada año que comienza queremos realizar objetivos que previamente nos propusimos, pero casi siempre que planteamos estos objetivos por cumplir involucramos al menos uno que está relacionado con salud, por ejemplo: perder peso, hacer ejercicio, entre otros, pero ¿cómo podemos llevar a cabo estos objetivos sin aburrirnos o decepcionarnos para finalmente abandonarlos?

A continuación encontrarás algunos tips que te ayudarán a poder alcanzar los objetivos que te hayas propuesto.

1. ESTABLECE METAS CONCRETAS Y REALISTAS

Si tu propósito es bajar de peso primero debes tener un objetivo realista. Está documentado que con una pérdida de peso inicial de 5% considerando tu peso actual comienzas a tener beneficios en tu salud. Pide orientación y mentaliza primero cuántos kilos quieres bajar y en cuánto tiempo para que así puedas cuantificar tu progreso y valorar si te encuentras cerca de cumplir tú meta. Ten en cuenta que reducir kilos rápidamente no es la solución, pues tu salud puede verse afectada. Por lo anterior, se recomienda disminuir de 0.5 kilo por semana, pues además de que esta reducción de peso es sana, te ayudará a mantener el peso por más tiempo y evitar un “rebote”. Si hacemos cuentas, disminuyendo medio kilo a la semana, es igual a 2 kilos al mes, y al año serían 24 kilos. No está nada mal.

2. ACTIVIDAD FÍSICA... POCO A POCO

Si tu propósito consiste en iniciar con la práctica de alguna actividad física es recomendable comenzar con no manejar términos ambiguos para definir tu meta como por ejemplo “hacer ejercicio” o “tener piernas más fuertes”, sino mejor “voy a hacer 30 minutos de bicicleta fija tres veces a la semana” o “caminar 15 minutos diariamente”. Lo anterior te ayudará también a valorar tu progreso. Por otra parte, piensa en un horario flexible para realizar actividad física, pues el mejor horario para la práctica del ejercicio es aquel en donde tenemos menores posibilidades de fallar sin importar si es en la mañana o por la tarde. Pero eso sí, una vez que lo establezcas trata de que sea inamovible.

3. REALIZA EJERCICIO ACOMPAÑADO

Si puedes cumplir con este punto es excelente pues adquirir un compromiso con un compañero te puede ayudar a alcanzar tus metas y mejorar tus hábitos.

4. TOMA AGUA

Hidrátate bien durante y después del ejercicio y a lo largo del día, pronto observarás los beneficios en tu salud. La recomendación mínima de consumo de agua NATURAL es de 1.5 litros al día.

5. DEJA DE FUMAR

Recuerda que el tabaquismo afecta a la circulación de tus pies, lo que puede favorecer a la aparición o agravio del pie diabético. Dejar de fumar es el complemento ideal de una sana alimentación y de la actividad física.

6. REVISA TUS CIFRAS DE GLUCOSA

Recuerda que de nada sirve anotar el resultado si no conoces qué hacer antes estos resultados. Si necesitas más orientación acércate a un Educador en Diabetes para que te oriente y apoye, pues además si modificas tus hábitos de alimentación y actividad física seguramente requerirás un ajuste en tu tratamiento (acude con tu médico).

7. NO BUSQUES PRETEXTOS

Analiza qué puedes estar haciendo mal y asesórate con un profesional de la salud si es necesario para que te ayude y no te desmotives. Al dejar tu plan de alimentación y el de actividad física te abandonas a ti mismo y pierdes una oportunidad valiosa de mejorar tu salud y tu calidad de vida.

La modificación de hábitos requiere de mucho trabajo, dedicación, motivación y constancia, pero si perseveras, alcanzas.

Por LNC EDC Vanessa A. Ubaldo Miranda