Desde el consultorio para tu salud

Me siento bien y me veo mejor

Dr. Marco A. Villalvazo Molho

Médico General Certificado Educador en Diabetes Certificado  Expresidente del Consejo Nacional de Educadores en Diabetes, A.C.

Conocí a Carmen hace once meses. Ya tenía viviendo con diabetes más de doce años. Cuando llegó a su primera consulta era una mujer que no sonreía, hablaba poco y constantemente miraba hacia el piso. Su exceso de peso era evidente, su vestimenta descuidada y su cabello muy corto y sin brillo. Casada con un hombre que la apoya y la quiere, se dedica a cuidar a su madre, quien perdió la vista por complicaciones de la diabetes. Sus dos hijas viven fuera de la ciudad. En esa ocasión me dijo: “mi madre me absorbe todo el tiempo, no he podido cuidarme y atender mis enfermedades”.

Después de realizar la exploraci ón física y revisar los estudios de laboratorio que llevaba, le comenté: “la encuentro con obesidad en primer grado, sus niveles de glucosa, presión arterial y grasa en sangre están fuera de control; además, sus riñones están empezando a tener problemas. Pero lo que más me llama la atención es que ha perdido prácticamente todos sus dientes”. Resignada, me respondió: “sí doctor, los he ido perdiendo poco a poco, de manera muy extraña, solamente se me caen o yo los retiro sin ningún dolor. Desde que perdí mi primer diente he ido a diferentes odontólogos, pero me dicen que no me pueden hacer nada hasta que tenga mis niveles de glucosa y de presión arterial bajo control. Estoy triste por mi madre y sobre todo por mí, la diabetes nos ganó el partido”.
A partir de ese momento, trabajamos hombro a hombro con Carmen para que mejorara conductas de vida. Ahora ya no se preocupa por su salud, se ha ocupado de hacer todo lo que debía. Come por calidad más que por cantidad, es una experta en el automonitoreo de glucosa, tres días por semana va a practicar yoga y dos días más va a nadar. Ahora comparte el cuidado de su amada madre con sus tres hermanos y, por supuesto, con sus tres cuñadas.
Sus cambios han sido graduales, pero a final de cuentas extraordinarios. Sus múltiples enfermedades están controladas.
El día de hoy, Carmen llegó feliz a la consulta, sonriendo ampliamente, mostrando sus dientes blancos y luminosos. Me miró fijamente a los ojos y me preguntó con timidez: “dígame la verdad, doctor, ¿cómo me quedaron, cómo me veo?” Recuerdo que le contesté: “de maravillas, como hechos a la medida”. Soltó una carcajada al tiempo que decía: “estoy feliz, me siento bien y me veo mejor”.

Para resguardar la identidad de mis pacientes, en todos los escritos de esta columna se cambian sus nombres y características.

Enfermedad periodontal

  • Es la primera causa de pérdida espontanea de dientes.
  • Más frecuente en personas que viven con diabetes mal controlada.
  • La gingivitis o inflamación de las encías puede producir sangrado de éstas.
  • Es crónica, silenciosa y da pocos síntomas.
  • Generalmente sin dolor.
  • Está relacionada a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Más vale prevenir

  • Mantén tus niveles de glucosa en los límites adecuados.
  • Lava tus dientes después de cada alimento.
  • Utiliza todas las noches hilo dental.
  • No fumes.
  • Visita a tu odontólogo una vez al año.
Artículos Relacionados

Déjanos un Comentario